Tipos de contratación de obra

Tipos de contratación de obra

septiembre 17, 2018 0 Por ozono

Los tipos de contratos de obras son, más bien, un tema que interesa a las empresas de construccion debido a los tipos que hay y la variedad de constructores.

En este artículo te vamos a explicar las diferencias entre los contratos de obras que existen.

Verás las ventajas e inconvenientes de cada uno a la hora de valorar cuál nos aporta más beneficios con los riesgos que se asumen.

Tenemos que tener en cuenta una serie de riesgos que corre el promotor, como pueden ser:

  • Variaciones de medición
  • Variaciones de precios unitarios
  • Relación laboral con operarios de obra…

 

¿Cuántos tipos de contrato de obras existen?

Contrato llave en mano

Por un lado tenemos el contrato de llave en mano que resulta ser el que mayor riesgo entraña para el promotor.

Este contrato se ocupa de la redacción del proyecto, la dirección facultativa, la tramitación de licencias y la ejecución de la obra.

Así que el constructor deberá asumir las variaciones de variación, las variaciones de precios unitarios, además de cualquier defecto del proyecto.

Los remates, las penalizaciones por retraso en los plazos también son riesgos que asume la empresa de construcción.

El contrato de llave en mano se suele utilizar para obras pequeñas y poco complejas.

Es ideal en obras en las que el promotor no puede asumir desviaciones en el presupuesto y cuenta con un presupuesto cerrado.

 

Contrato a mediación cerrada

Al contrario que ocurre en el contrato de llave en mano, mediante la contratación a medición cerrada, el constructor no asume cierto tipo de riesgos. No se hace cargo de las deficiencias del proyecto.

Sin embargo, las variaciones de medición y de precios unitarios si corren a cuenta de la empresa constructora.

Este tipo de contratación se emplea en obras de proyectos muy detallados con las medidas precisas.

 

Contrato a mediación abierta

Es cuando las empresas de construccion asumen simplemente los riesgos de variación de precios unitarios.

No se encarga de desviaciones de medición, defectos del proyecto, así que el constructor posee mayor seguridad y menos riesgos.

La contratación a medición abierta es recomendable para obras en las que no se puede conocer el alcance de la obra. Ya sea por exceso o por defecto.