Las empresas actuales, o investigan o se quedan atrás

En el último año si algo ha tenido que aprender el mercado empresarial, sin importar qué sector, ha sido a reinventarse. Tras un año 2020 prácticamente perdido, con una cuarentena de por medio, muchas han sido las empresas que, para seguir funcionando, se han visto creando nuevos servicios con los que nunca habían contado, renovando los servicios que ya tenían, o adaptándose casi de la noche a la mañana a la hiperconectividad que vivimos durante el confinamiento, alimentando la competitividad de las empresas que se suben al carro de la innovación tecnológica

Y aunque 2020 fue el año donde muchos negocios echaron el cierre, también fue el año en el cual el ingenio de emprendedores y empresas funcionó a toda máquina para evitar el temido cese de actividad.

Por ello, hoy en día la palabra innovación es de las más utilizadas en el sector empresarial, marcando las bases de la competitividad sin importar el sector en el que se desenvuelven.

Innovación tecnológica para no quedarse atrás

Investigar en innovación ha dejado de ser un proceso costoso y tedioso. En España cada vez hay más ayudas enfocadas al I+D+i, con las que el gobierno pretende salir de los últimos puestos del ranking de innovación en Europa.

Dentro y fuera de las empresas, cada vez será más fácil encontrar conocimiento tecnológico. La demanda y oferta de consultorías en innovación con las que trabajar de la mano junto a profesionales y expertos consultores en innovación, es cada vez mayor.

Dado esto, y quedando demostrado que muchas de las empresas que han trabajado en su propia transformación tecnológica en el último año, han conseguido sobrevivir a uno de los peores años empresariales. A su vez, las cifras indican que aquellas empresas que permanezcan intactas ante la evolución digital, corren el riesgo de quedarse atrás.

Por eso, el ritmo lo marca la tecnología.

I+d+i presente y futuro empresarial

El mayor reto, sobre todo para emprendedores, negocios tradicionales y pequeñas empresas es repensar su modelo de negocio y adaptar cada uno de sus procesos a un mundo digitalizado.

La velocidad a la que llegan los cambios puede hacer que muchas empresas vayan perdiendo relevancia, visibilidad y se terminen quedando atrás.

En el futuro, será cada vez más difícil que una empresa sobreviva sin importar el mercado al que se dedique, sin que destine una pequeña parte de su presupuesto a la innovación. 

El papel de las empresas consultoras y profesionales en innovación será esencial para esta transformación.

España, por su parte, ya ha armado un plan estatal a través del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, junto a su Secretaría de Investigación, Desarrollo e Innovación para promocionar y fortalecer el sistema en cuanto al desarrollo empresarial en I+D+i y la adaptación de la sociedad a los retos en I+D+i.

redactor

Sobre el autor

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *