Donde el espectáculo y la cultura que nunca duermen

agosto 16, 2019 0 Por ozono

Cuna de inmigrantes y de mezclas culturales culinarias americanizadas, esta ciudad nunca duerme. No solo está compuesta por varios distritos con calles famosas y lugares icónicos, sino también por una isla que simboliza la libertad de llegar a esta tierra. Arte en avenidas y sitios qué visitar en casi cada cuadra es lo que recorrerás a pie en tu primer paseo. Si no, un taxi amarillo, de los montones que hay, te dará la bienvenida con un conductor de acento muy particular que delate su procedencia familiar. Poco a poco te darás cuenta que estar en la Gran manzana es ir a tu propio ritmo en el corazón de la ciudad cosmopolita. Pero sintiendo que eres parte de algo más grande que tú.

Las luces siempre están encendidas en New York cuando el show está a la vuelta de la esquina. El famoso Broadway y el Madison Square Garden son piezas arquitectónicas alucinantes que al entrar te recibirán con un espectáculo digno de admirar. A unos pasos de distancia, se encuentra la Quinta Avenida con su icónico edificio blanco al finalizar. En el trayecto puedes visitar varias tiendas de moda porque la semana de la moda también se vive aquí. Cada rincón tiene el estilo chic y las combinaciones más llamativas están a la orden del día tanto en vitrinas como en sus transeúntes.

 

Si miras hacia arriba, el Empire State y su característica forma no pasan desapercibidos. Recórrelo en horario de visita y asómbrate con la vista de postal que tiene New York desde arriba. No olvides incluir en el tour de Pangea en su web https://www.pangea.es/, una visita guiada por el Museo de Historia Natural con piezas de colección de todo el mundo. Deja que la historia te sorprenda y recorre en un mismo lugar desde la Prehistoria hasta los animales de África.

Al salir, tómate tu tiempo en el Times Square, lugar de celebraciones recordadas en el asfalto y en sus balcones y locales que dan hacia la calle. Rockefeller sabía lo que hacía cuando convirtió la Víspera de Año Nuevo en un show televisivo para todo el mundo. Cuando inicia la cuenta regresiva de los 10 segundos para el siguiente año, la gran bola que baja es todo un acontecimiento que todos esperan.

 

Distritos y más íconos por visitar

Con música te recibe el distrito de Brooklyn en su manifestación cultural a todo volumen. En sus calles, el hip hop, la salsa y el baile están en cada tienda familiar. Arriba, el famoso metro de New York abarca la vista donde el medio de transporte no es más subterráneo. Este medio de transporte, asimismo, constituye una excelente forma de visitar rincones por su puntualidad y cantidad de céntricas estaciones.

En sus afueras, el puente de Brooklyn debe visitarse a pie para tomar fotos de su arquitectura y atravesarse en carro para llegar a New Jersey. Las distancias no son tan largas para conocer otra zona de inmigrantes con locales pintorescos. Al horizonte de sus muelles se encuentra la isla de Manhattan que puede visitarse en bote. En ella se erige la estatua de la libertad a la que puede accederse internamente porque es un mirador.

De vuelta en el corazón de la Gran Manzana, no olvides probar un hot dog en cualquiera de sus puestos ambulante o comer un slice de pizza. No debes irte de la ciudad sin hacerlo porque las salsas y la versión americana de la pizza italiana son conocidas y replicadas en todo el mundo. Tampoco dejes fuera de la ruta de viaje de Pangea el pulmón y rincón más verde. La amplitud de Central Park abarca varias cuadras y puede recorrerse en un paseo a caballos para no olvidar.